C'est fini.

Lo que empezó casi sin ganas, rozando la indiferencia, acabo convirtiéndose en una bonita sucesión de experiencias de intensidad creciente.
Una bofetada de aire caliente y húmedo significó el término de las vacaciones en Irlanda. Tres semanas en las que he conocido a mucha gente maravillosa, visitado sitios preciosos y vivido momentos inolvidables.



Desde el paisaje casi «fjórdico» de Glendalough, el Air Spectacle de Bray y la quemadura de sol en el cuello, la fallida excusión a la Guinness, las noches en el Busker's, Fitzsimmons o Purty's Kitchen, la primera pinta en Temple Bar.

Aquella triste sensación la tercera semana al cruzar Dawson Street escuchando U2 en el iPod, la línea 128 de Dublin Bus, la Spire, la estatua de O'Connell, las quedadas a las 20:30, la zona de Temple Bar, el Riverdance. Despedidas, muchas despedidas. Unas «hasta luego» y muchas otras simplemente «adiós». En español, francés, italiano, portugués, alemán, japonés.

Y ahora, de vuelta a lo de siempre. Todavía quedan vacaciones, sí. Pero aquí.

U2 - Still haven't found what I'm looking for



U2 - With or Without you



Mundy - Galway Girl



Ligabue - Colpo all'anima



De aquí, me escapo.

0 impresiones.: