Día 27: Aviones, fotos y tiros (1ª Parte)

DIARIO VALENCIA

27 de diciembre

Primer día completo en Valencia y ya teníamos programado movimiento para la mayor parte del día. Hace tiempo habíamos quedado con los frikináuticos de la zona para irnos una tarde a almorzar y después a hacer spotting (fotografía aeroportuaria, digamos).

Tras pensarlo la noche anterior, pusimos los despertadores a las 10 de la mañana. El plan era levantarnos a la hora dicha para coger el metro una hora después y llegar al aeropuerto sobre el mediodía. Salimos de casa de Kev hacia la estación de metro de Campanar, billete AB, línea 1 hasta Angel Guimerà, trasbordo y a "Aeroport" con la línea 3 a toda pastilla en los tramos rectos. El tipo del metro parecía el hermano secreto de Fernando Alonso.



Llegamos al aeropuerto unos quince minutos antes de la hora prevista y subimos a la cafetería del aeropuerto, que daba a la pista. Tenía unas cristaleras enormes y se veía todo a la perfección, incluída buena parte de la plataforma. No sabéis que cara de bobo se me quedó viendo a aviones por aquí y aviones por acá; toda una experiencia acostumbrado a ver a los aviones desde la autopista o desde cerca de las pistas, sin tanto ángulo de visión como para ver toda la operación aeroportuaria o los despegues y tomas.

¡HAMBRE!

Así que a comer algo al sitio más cercano... la misma cafetería donde estábamos. Nos pillamos un bocata para compartir, una Coca-Cola y un café con leche a 99ºC a precio de aeropuerto (Clicad en la imagen para agrandarla).

Antes de poder terminar nada de lo que habíamos encargado llegó la tropa Valenciana. Por riguroso orden alfabéteico Alfonso, Dani, Ernesto, Javier, Pablo y Víctor, a los que ni hizo falta presentar; excepto a Alfonso, que conocía sólo de nombre por verlo controlar en IVAO.

Abel todavía no había llegado así que tras charlar un rato sobre aviones y sobre qué tal había ido mi viaje bajamos a esperarle, donde estuvimos bromeando sobre si traería un zumo en mano al bajar del coche o no. Esperamos una media hora en la que Víctor nos explicó cómo funcionaba una parte del TMA de Valencia, las diferentes frecuencias 124.750MHz, 118.8MHz...

Por fin llegó el otro italiano y volvimos al punto de encuentro, esta vez para asaltar el Pans & Co. entre Dani y yo, en donde di muy buena cuenta de un combo de pechuga (click par agrandar). Durante todo el amuerzo, para seguir con nuestras costumbres, se habló de aviones. Aeronáutica hasta en la sopa; o en este caso hasta en los bocatas.
Y con mucho gusto.


Taxi

Algún brillante de nosotros tuvo la idea de pillar un par de taxis para dirigirnos hacia "el montículo de la 12" en vez de ir caminando. La gracia nos salió carita, unos 8€ cada taxi entre suplemento de recogida en el aeropuerto, suplemento de fin de semana, recarga por combustible, tasas aeroportuarias y exceso de equipaje (lo del Pans). Estos tres últimos no estoy seguro de que nos lo cobraran, pero visto el coste del dichoso viaje todo es posible.

Durante el trayecto estuvimos comunicados el TAXI01 y TAXI02 con un par de walkies. Kev y yo ibamos en uno y no entendíamos NADA de lo que decían Victor y Dani, así que, como buenos pilotos: "Unreadable, say again", Por lo visto ellos nos recibían 5.

El montículo y el GPWS de Robledo

Llegamos al famoso montículo de la 12. Pedazo vistas. Se podía ver con claridad toda la pista y las zonas de aproximación, además de H1 con claridad y a lo lejos la plataforma.

Un puñado de scanners nos mantenían al corriente de lo que pasaba en el aeropuerto de Valencia y en el TMA entero, sabiendo entonces qué sería lo próximo en aparecer al ESE con sus luces de aterrizaje bien encendidas.

Suddenly:

- ¡Ostia!

WHOOP, WHOOP PULL UP!

Robledo se pegó un piñazo de los que marcan historia tras resbalarse. Después del segundo de silencio reglamtentario que sigue a cualquier caída cómica rompimos a reír. Las coñas sobre el incidente se sucedieron durante toda la tarde con comentarios del estilo de:

- Se quedó bajo en la senda

- Entró en perdida y se comió la tierra

- Caution, windshear!

- LOL

Nos pasamos un par de horas y poco tiempo de una tercera haciendo spotting, tras lo que decidimos volver a la terminal, no sin que antes algunos del grupo hicieran un "packs off" en una gasolinera que nos pillaba de paso.

Returning to base

Llegando ya a la terminal y entre los "Acera fail" de Kevin y míos por el estado de mencionada acera avistamos a un grupo de pilotos y azafatas a nuestras 12 en punto alejándose y empezamos a correr hacia ellos como tarados. Un colega de seguridad se quedó un poco pillado al vernos. A saber qué harían estos locos con cosas extrañas con antenitas en la mano.

Nos metimos en el edificio principal a descansar un poco después del paseo de vuelta justo al lado del acceso para personal. Kev y yo nos imaginamos cruzando esa puerta dentro de unos años, uniformados y con tres barras sobre los hombros acompañados por el resto de la tripulación del avión.

Aquí ya nos separamos. Dani, Kev y yo volvimos a base, aunque no sin antes tomar la foto de rigor al grupo. Mil gracias a Robledo, quien sacó la instantánea del grupo.


Nos despedimos de todos los chicos y bajamos Dani, Kev y yo a la estación del aeropuerto y pillamos la línea verde hasta Angel Guimerá, dijimos adiós a Dani, con el que quedamos para ir a l'Oceanografic en unos días, y nos subimos a la 1 para volver a Campanar.

El resto en otra entrada chicos, ¡que esta es ya bien larga!



0 impresiones.: