Hay que estar preparados.

El misil está listo para ser lanzado contra mí. Nadie quiere efectuar este lanzamiento, pero la realidad es que pronto estará en vuelo y yo seré el objetivo.

Hay que estar preparados.

Difícil. ¿Tú o dos? Es imposible ser egocéntrico ahora.

Mientras escribo esto estoy cavando una buena trinchera, a ver si resisto el impacto de tu proyectil.

Siempre podría disparar el mío... a mí mismo.

3 impresiones.:

Anónimo | 8 de diciembre de 2008, 17:12

Me tienes que perdonar, soy consciente de que no tengo ningún derecho a penetrar en tu vida de esta forma anónima, no es mi estilo, palabra; pero es el caso que te conozco desde hace tiempo por tus escritos, tus ideas y, para que negarlo, por tu foto. Esa mirada tuya me cautiva. Perdona, no soy ninguna fresca atrevida, pero el caso es que desde hace tiempo deseaba hacer esto: escribirte una letras y que supieras de mi existencia. Seguramente no volverás a saber de mi, pero quiero desearte lo mejor en la vida, lo mereces.

BBrus | 8 de diciembre de 2008, 20:27

Hola Anónimo (o mejor dicho, Anónima).

Me alegra mucho el saber que alguien me está leyendo y se toma la molestia de hacerlo a menudo, consiguiendo conocerme a través de mis relatos y pensamientos que se plasman en este blog.

Te invito a que te pases por aquí de vez en cuando dejando alguna señal, como este comentario que acabas de realizar; en vez de, como dices, no volver a saber de ti.

Gracias por tus deseos, estoy seguro de que alguien que los expresa de la manera en la que tú lo has hecho no los merece menos que quien los recibe.

Anónimo | 10 de diciembre de 2008, 19:34

Acepto tu invitación y aquí estoy de nuevo. Te conozco cada vez más leyendo tus escritos, es más, creo que desde el principio supe como eras y me gustó.
Y ya que entramos en esto del conocimiento, veo que eso de volar te atrae. ¿Deseas ser piloto de aviación? Por otro lado te gusta escribir y lo haces muy bien.
¿Has leído a Antoine de Saint-Exupéry?
Yo he leido más de una vez Le Petit Princi, El Principito. Me encanta. Además, seguro que lo sabes, el bueno de Antoine era aviador, si,aviador y escritor, como tú. He vivido con el pequeño principe sus andanzas y aprendido mucho de él.
En la Tierra el Principito conoce al zorro,quien le enseña el verdadero sentido de la amistad y la esencia de las relaciones humanas, le explica al principito que su rosa es única y especial porque es la que él ama. En su despedida, el zorro le regala su secreto:
Sólo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos.
Creo que tú sabes mucho de esto, pero dime: ¿Hay alguna rosa única en tu vida?
Perdóname, es curiosidad de mujer.
Hoy no te digo adios sino hasta la vista.