¿Cómo será ese día?

Son las 20:47 de la noche y empiezo a escribir esta entrada. Estoy, entre comillas, disfrutando de los últimos momentos de vacaciones.

Mañana, a las seis de la mañana sonará el dichoso despertador después de casi tres meses calladito. A levantarse al alba, ducharse, desayunar, acariciar a la gatita y salir pitando hacia la parada del autobús (eso que aquí llamamos guagua). Calculo cuando me suba serán las siete y poco de la mañana, unos ciencuenta o ciencuenta y cinco minutos hasta que empiecen las clases (08:00).

¡Qué lata! Como ya he dicho en alguna ocasión, suerte que este será el último año. Último de nuevo entre comillas (más comillas), ya que ni el año que viene creo que vaya a ir a ninguna escuela de vuelo ni creo que me vaya a levantar todos los días a las 10 de la mañana. De ilusiones que vive, así que "suerte que este será el último".

Ahora me pregunto, ¿cómo será el día en el que en vez de levantarte forzado te levantes porque quieres y porque vas a volar?
¿Y el día en el que te levantes porque tienes que ir a trabajar a tu maravillosa oficina de 1,5 metros cúbicos, llena de pantallitas, interruptores y cuatro ventanas del tamaño de un DIN A3?

Tras levantarme para ir al dichoso (pero necesario) instituto, trato de imaginarme cómo será ese día. Esperemos que lo pueda contar en unos años...

Cásate conmigo

Ya sabes que dicen que el amor no tiene edad. Estoy de acuerdo, tienes bastantes años más que yo y aún así me enamoré de ti hace tiempo.

Me acuerdo perfectamente de todas nuestras escapadas, de aquellos días en los que me acercaba a tí un poquito y te miraba desde la ventana. De aquel día en el que te dí el primer beso; era un nuevo en esto y te portaste genial conmigo, gracias.

Ahora uno va creciendo poquito a poco, adquiriendo experiencia y consciencia sobre las cosas que te pueden llegar a pasar en la vida. Pero el "amor joven" sigue ahí. Cada segundo que pasa estoy un poquito más cerca de alcanzarte para pedirte que te cases conmigo.

Espero que aceptes mi proposición llegado el momento.

Un beso, Cielo.

Loco.

Es lo que me llamaría la gente. ¿Quién va a meter en su iPod un vídeo del plano de un A320 y mantener la vista en la pequeña pantalla de este artilugio durante los 9 minutos que dura el vídeo? ¿Y quiénes de estos lo harían dos docenas de veces y aún les seguiría enganchando el dichoso vídeo?

Pues un aerotranstornado, como yo. Y si hay música Trance de fondo pues mejor que mejor (If you Should go - Armin van Buuren Remix de Aly & Fila)

La carrera de despegue, la rotación, cómo se eleva del suelo, ver la tierra alejándose. Y de fondo un tema que en cierto modo me hace... soñar.
Ver las nubes, el reflejo del sol, los spoilers arriba, los flaps en movimiento, la aproximación, la tiera que se acerca, la condensación en las alas durante la recogida, la vibración de la toma, los spoilers de nuevo subiendo...

Estoy loco.

http://it.youtube.com/watch?v=zdL65ZVlDhU