Aerotrastornado

Cuando eres pequeño ni siquiera te preguntas por qué vuelan. Sencillamente te fascinan. Vas en coche y bajas la ventanilla para escuchar el rugido de los motores; miras al cielo en busca de una silueta o figura brillante cuando estás en el patio del colegio jugando con tus amigos, nada más escuchar algo que pueda ser un pájaro de metal y subes la cabeza buscándolo.
Tus padres te traen esos juguetes con aviones y camiones de handling cuando llegan de un viaje. Hasta ahí normal. Les "robas" la guía de rutas de Iberia y te aprendes todos los tipos de aviones que tienen, reconoces muchos cuando pasas cerca del aeropuerto.

Coges un tablón de madera que nadie usa y le pones cinta adhesiva para marcar la pista. Pones "aparcamientos" para tus aviones de LEGO y tus maquetas de Majorette. Compras un álbum de cromos y te pasas horas pegando fotos como si no existiera otra cosa (previamente tus padres los habían ordenado por número, claro).

Vienen los Reyes Magos. Flight Simulator 98 y un mando para pilotar. Meigs Field con la Cessna, haces slalom entre los rascacielos de chicago. Al agua. Apareces en cabecera de nuevo. F4, potencia al máximo y al aire. Usas las flechas porque el mando que te regalaron es inconfigurable.
Aprendes que para recuperar una pérdida hay que subir potencia y bajar el morro.
Aterrizas tu primer avión, un Boeing 737-400 en KSFO (San Francisco). El Flight Simulator te lo ponía en el ILS, pero tú le dabas a las flechas arriba y abajo, a un lado y a otro, bajabas "las ruedas". Agua. Repetías toda la historia, pasabas la baliza exterior... te acuerdas del sonido de la cabina y de la luz azul que se iluminaba tras sobrevolarla. Agua otra vez.
Hasta que un día... ¡¡¡PAPÁAAAA!!! ¡¡¡HE ATERRIZADO!!!

Beh, dichosa adolescencia. Que si informático, que si médico, militar, piloto... cambio constantemente de gustos, aunque ninguna afición se vuelve realmente seria. Por desgracia, en uno de estos momentos en los que decides indagar un poquito en los temas aeronáuticos descubres que no Bruno, que de piloto nada. No apto por 0,5 dioptrías.
Termino la ESO y empiezo a cursar Bach. Tecnológico tras un par de cambios de opinión, ¿El objetivo ahora? Ingeniería Aeronáutica.

Hasta que aquel día me enteré de que podía volver a retomar un sueño abandonado.

0 impresiones.: